Fônal / Convénceme



Alfonso Búrdalo es Burgim o no. A veces va sólo, a veces con amigos.

A Alfonso Búrdalo cuesta seguirle el hilo musical. Es difícil de hilvanar. No sabemos qué tema pertenece a qué disco o trabajo, o qué canción es verso suelto de sus múltiples grabaciones.

Pero por fin el entuerto musical quedó resuelto cuando en 2014 vio la luz THE WAY THAT YOU SMILE, un delicioso disco que cuenta con 10 temas y que recoge esas cancioncillas que andaban por ahí a la virulé, al retortero. No nos cansamos de escuchar Shame, Control o Illusion.

Para la grabación de este fantástico disco contó con Carlos Rubio, amigo desde los tiempos de Ciconia Bros, el grupo que montaron juntos en los mejores días de El Corral de las Cigüeñas, cuando Alfonso no era Alfonso, era Alfonsito. Nuestro Alfonsito. Aparecen también el bajo de Ismael Tovar de la Rosa o los teclados de Manuel Elehazar, Un habitual también de Burgim, o no.

Y ahora, para liar más madeja, también se le suele ver con Dj Surprise, y juntos son FÔNAL. Dj Surprise es Inma González, y con ella, y a veces con Rubio Salas, Búrdalo ha puesto en marcha un proyecto bailongo, electrónico, hedonista y sin miedo al quédiránlosindies.

Ya puedes comprar y disfrutar de su primer EP. Cuatro temas deliciosos como el chocolate suizo, instantáneos como el café soluble, ideales para una velada desenfadada, para un picnic urbano. Sin más pretensiones. Sin rubor. Eternamente Pop. Un disco que parece redondeado para los amigos a los que homenajean en sus textos.

La Tormenta Eléctrica o Hello Hello son himnos casi generacionales, pandilleros, de los que se encuentran en el Parque Sonoro una vez al año y se hacen coros unos a otros, y ya puestos, quedan para grabar un clip que arrasa en Youtube.

Doctor Paniagua transmite algo de serenidad. Viene de una época anterior y se nota en los arreglos. Un gran tema.

A lo tonto a lo tonto, este Convénceme retrata una generación de músicos extremeños que si no existieran habría que inventarlos. Vienen aportando aire fresco, cosmopolita y juguetón al panorama a veces tan serio de la música popular.

¿Lo malo? Que se queda corto. Ya estamos esperando la siguiente dosis fónica.

No nos sirve el bonus track. No nos gustan las versiones por muy de LHR que sean. Y ellos no las necesitan.


Fônal en Cantarrana.

Noviembre. 2015.