Catarino en el Far West



Daniel Catarino anda metido desde 2006 en multitud de proyectos. Rock, bandas sonoras, ambientes inquietantes, música tradicional. Landfill, Long Desert Cowboy y Oceansea son formas en las que Catarino despliega sus inquietudes (casi) en solitario. Uaninauei, Bicho do Mato, Cajado, Seven Thousand y O Rijo son proyectos comunales. Daniel aparece en todos. Unaninauei hace del uso de la lengua materna una razón de ser. Su Lume de Châo, publicado en 2010, es, probablemente, uno de los grandes discos editados en los últimos años en Évora y muchos alrededores. Rock sin etiquetas. La presencia de un coro alentejano le otorga un valor inmenso a este trabajo enorme. Seven Thousand es espectacular. Dicen las malas lenguas que son demasiado pesados para hacer rock, y no lo suficiente para ser una banda de metal. El resultado sorprende por el altísimo nivel que muestran en su primer trabajo. O Rijo es algo más que un grupo, es una celebración de la música. Bicho do Mato es una auténtica delicia acústica. Cajado es pura exquisitez electrónica.

Recientemente toma la decisión de aunar bajo su propio nombre esas formas que ha venido usando, independientemente de la lengua en la que interprete. De esta forma Oceansea se transmuta en Daniel Catarino y ve la luz Songs from the shed. Un encantador muestrario de aires folkies con sabor americano. Country con estilo. Con mucho estilo.

Poetry for the Moon, su primer single, ha superado los 500.000 oyentes y ha conseguido ser nº 1 en algunas radios independientes germanas.

No es de extrañar que, cuando se escriben estas líneas, Daniel Catarino haya abandonado Évora y ande recorriendo los escenarios alemanes presentando su nuevo trabajo.

Algunos teutones cuando le vean con la barba y el pelo algo desaliñado, pensarán que se trata de un cantautor recién llegado de las llanuras americanas.

Nada más lejos de la realidad. Daniel Catarino es una de las referencias fundamentales de la nueva música alentejana. Un nombre imprescindible en la historia de Cantarrana. Y cuando hablamos de nueva música, hablamos de rock. Y las canciones del establo son un eslabón más en la impresionante carrera de Catarino.

Cuando pasen los años su nombre aparecerá en las enciclopedias. Es lo que tiene el Poder del Oeste.

Octubre. 2015.