Mayes & Brjone [Nómada]



El Rock ya no gobierna la música. En 2011 el periodista Fernando Navarro titulaba así uno de sus artículos musicales publicados en el diario El País.

En los últimos años el reino de la electrónica ha ido desplegando sus alas y sus beats por todos los pabellones auriculares. Y no muy lejos de ese cosmos sonoro de dj´s megaestrellas, ha ido creciendo un ecosistema que ha hecho de la rabia, de la mala leche, del descaro y de la chulería terreno en el que abonar nuevas formas de música y de vida. Hip Hop.

En Cáceres, en la ciudad que años ha fue casa de proyectos pop y rock que iluminaban las noches oscuras y eternas de La Madrila, hoy vive un espléndido amanecer musical gracias a una generación fantástica de raperos y productores que disimulan el gris general de sus calles.

Manuel Álvarez es Mayes. Y Mayes es Audiobiotics, el escondite del que salen muchas de las ideas que se fraguan al otro lado de las primeras planas de los periódicos y las emisoras de radio.

Mayes es The Jeiters, TSB o esa joya medio oculta llamada Sucias Crónicas que mantiene a fuego lento con Álvaro Riva y que algún día eclosionará y nos dejará atónitos. Pero Mayes es muchas cosas más.

Nómada es lo último de Mayes. Lo ha fabricado con Brjone. No vamos a disimular. Con Nómada el hip hop extremeño alcanza cotas realmente brillantes. Nueve tracks que hablan del viajero buscando salvación para un majara al ritmo de unos versos diferentes. No busques frases hechas. El universo estético de Mayes es singular, muy singular. Alejado de tópicos, Nómada es un pequeño muestrario de sensaciones encontradas y poesía urbana de alto voltaje. Deslumbrante.

P.D. Shaitán, Ras Ganjah, Dj 121Nozop o el montijano Pab´loparte han puesto de su parte para que este trabajo sea lo que es. Modo Pro.