Adri Estrés [Los Intocables]



El Rock ya no gobierna la música. En 2011 el periodista Fernando Navarro titulaba así uno de sus artículos musicales publicados en el diario El País.

En los últimos años el reino de la electrónica ha ido desplegando sus alas y sus beats por todos los pabellones auriculares. Y no muy lejos de ese cosmos sonoro de dj´s megaestrellas, ha ido creciendo un ecosistema que ha hecho de la rabia, de la mala leche, del descaro y de la chulería terreno en el que abonar nuevas formas de música y de vida. Hip Hop.

En las tierras de Vegas Altas ya hace tiempo que dieron con La Clave. Adrián Pérez es Adri Estrés. Y Adri Estrés es también Técnicas de Asalto (uno de los mejores nombres que puede llevar un grupo de rap. Contundente). Y sobre todo Adri Estrés es parte de Malfario, ese proyecto que nos tiene encandilados y siempre a la espera de nuevo material.

Adri Estrés se luce con Los Intocables. Obra mayor. De la mano de ese manantial inagotable que es Javier Ávila y su casa malpartideña de KHS (Golpe Bajo, Clone, Eskel, Shaitan, Mayes, Bosk o Dj. Resakas han pasado por allí), Estrés nos propone una auténtica declaración de intenciones.

Bajo ese título de tantas evocaciones cinematográficas, Adri Estrés se despacha a gusto. Sin contemplaciones. No hay clan, no hay clan, no hay rap. Sin duda uno de los mejores trabajos de 2015, cocinado sin prisas, no apto para farsantes. Hard. Guitarras eléctricas para aguantar el chaparrón. Aprieto tanto el nudo que me cargo el desenlace. Nada más que añadir. Pocas veces una frase tan corta ha explicado tanto. Obra mayor.

Los Intocables. En Extremadura la Nación Capucha acabará con el vacío de poder. Al tiempo.

P.D. Ese Mané, El Sonagero o Nozop han puesto de su parte para que este trabajo sea lo que es. Modo Pro.